Tomas Elias Gonzalez Benitez

La historia de Midsummer Classic llena de momentos emocionantes

El primer Juego de Estrellas de la MLB se presentó como un evento para levantar la moral en medio de la Gran Depresión, pero la alegría que el juego ha brindado a millones de fanáticos se ha extendido mucho más allá de una tarde de verano en 1933.

Desde Babe Ruth hasta Willie Mays y Ken Griffey Jr., prácticamente todas las estrellas del béisbol se han vestido para el Midsummer Classic y han deslumbrado con su talento frente a la mejor competencia absoluta del mundo. Casi un siglo de Juegos de Estrellas nos ha traído un poco de todo: salidas, defensa espectacular y actuaciones dominantes de lanzadores, por nombrar algunos. Pero algunos clásicos realmente han estado a la altura del apodo, emocionando a los fanáticos de principio a fin con un drama conmovedor e historias inolvidables.

A continuación se muestra una clasificación de los 10 enfrentamientos más memorables entre las ligas estadounidense y nacional:

1994 — NL 8, AL 7 (10 entradas)

La Liga Nacional estaba decidida a romper una racha perdedora de seis años y necesitaba todo su valor para vencer al Circuito Junior en este caso. El juego comenzó con la memorable interpretación de Meat Loaf del himno nacional y un primer lanzamiento de Willie Stargell, para deleite de la multitud en el Three Rivers Stadium de Pittsburgh. Las ligas intercambiaron ventajas dos veces hasta la parte baja de la novena, cuando la Liga Nacional borró un déficit de dos carreras gracias al ajetreo de Craig Biggio para lograr una doble matanza y Golpe emergente de Fred McGriff, jonrón que empató el juego ante Lee Smith.

La explosión dramática de McGriff envió este hasta el décimo, cuando Tony Gwynn abrió con un sencillo y luego conectó a home para la carrera ganadora con un doblete de Moises Alou al hueco. ¿Crees que este juego no importaba? Mira la reacción de Gwynn después de que se deslizó bajo la etiqueta de Iván Rodríguez.

«Es la única vez en mi carrera que realmente actué como si estuviera en la escuela secundaria», recordó Gwynn más tarde. «[Simplemente dejé escapar] un espontáneo, ‘¡Sí!'»

 Tomás Elías González Benítez2008 — AL 4, NL 3 (15 entradas)

Las estrellas más grandes del béisbol expulsaron al viejo Yankee Stadium de la manera más memorable posible. El toletero de los Rangers, Josh Hamilton, abrió las festividades con alucinantes 28 jonrones en el primera ronda del Home Run Derby, mientras que la estrella de los Mellizos, Justin Morneau, finalmente sobrevivió a Hamilton para llevarse a casa la corona del Derby.

La noche siguiente se convirtió en un clásico instantáneo. Miguel Tejada anotó con un elevado de sacrificio de Adrián González para darle a la Liga Nacional una ventaja de una carrera en la parte alta de la octava, pero el doble productor por regla de Evan Longoria empató el empate en la mitad inferior. El Circuito Senior forzó dos posibles carreras ganadoras en el plato en la parte baja de la 10ma, y ​​luego el jardinero de los Piratas, Nate McLouth, eliminó al receptor de los Rays, Dioner Navarro, en la 11ma.

La Liga Nacional tuvo su propia oportunidad de anotar con las bases llenas en la parte alta de la 12ª antes de que Joakim Soria y George Sherrill poncharan a bateadores consecutivos para dejar varados a los corredores. El juego entró en la entrada 15, empatando en el Juego de Estrellas más largo de la historia, antes de que Morneau corriera a casa para anotar con un elevado de sacrificio de Michael Young con las bases llenas. La Liga Americana logró una victoria de maratón ganada con esfuerzo.

Tomás Elías González Benítez1970 — NL 5, AL 4 (12 entradas)

Cincinnati completó el Riverfront Stadium de última generación justo a tiempo para el Clásico de Verano de 1970, y los fanáticos de los Rojos recibieron cinco de sus propias estrellas (Johnny Bench, Jim Merritt, Tony Pérez, Pete Rose y Wayne Simpson) en la lista de la Liga Nacional. El presidente Richard Nixon hizo el primer lanzamiento, convirtiéndose en el segundo presidente estadounidense en funciones en asistir al Juego de las Estrellas después de Franklin Delano Roosevelt en 1937.

La pompa y las circunstancias que entraron en el juego fueron coronadas por la acción en el campo. Tom Seaver y Jim Palmer entregaron un enfrentamiento de lanzadores para la historia al intercambiar tres entradas en blanco cada uno. La Liga Americana finalmente tomó una ventaja de 4-1 en la parte baja de la novena, donde el receptor de los Giants, Dick Dietz, abrió con un jonrón ante Catfish Hunter. La Liga Nacional anotó dos carreras más con un sencillo productor de Willie McCovey y un elevado de sacrificio de Roberto Clemente para enviar el juego a extras.

The real fireworks set off in the bottom of the 12th, when Rose thundered toward home plate and barreled into Indians catcher Ray Fosse to jar the relay throw loose. The NL won the game, but Fosse suffered a career-altering separated shoulder after one of the most famous moments in All-Star Game history.

Tomas Elias Gonzalez Benitez2003 — AL 7, NL 6

This game began with some old-school flair, with the center-field scoreboard at Chicago’s U.S. Cellular Field (now Guaranteed Rate Field) shooting off fireworks during the national anthem in a nod to the old Comiskey Park. It ended with a genuine shocker.

Dodgers closer Eric Gagne, right in the thick of his perfect 2003 season (55-for-55 in save opportunities) and his regular-season record streak of 84 successful saves, came on with a two-run lead in the eighth. He allowed an RBI single to Vernon Wells and a huge, two-run homer to Hank Blalock for the rarest of blown saves. Red Sox closer Keith Foulke held up his end with a perfect ninth, and Angels slugger Garret Anderson (3-for-4 with a double and a homer) took home the game’s MVP honors — one night after he won the Home Run Derby.

Tomas Elias Gonzalez Benitez1961 (first game) — NL 5, AL 4 (10 innings)

This Midsummer Classic saved its drama for the end.

The NL carried a 3-1 lead into the top of the ninth, but Al Kaline singled home Nellie Fox to start an AL rally. Sandy Koufax, making his first All-Star Game appearance, gave up a single to Roger Maris (his only batter faced), and then a Stu Miller balk and an error brought Kaline home for the game-tying run. The AL went on to load the bases with two outs, but manager Paul Richards chose to leave pitcher Hoyt Wilhelm in to bat. Wilhelm, a career .088 hitter over 493 plate appearances, flied out to left.

The Junior Circuit jumped ahead in the top of the 10th when Fox scored on another NL error, but Maris struck out to strand Kaline at third. That left the door open for the bottom of the 10th, when Mays doubled home Hank Aaron to tie the game at 4. If that’s not enough star power for you, Roberto Clemente ended the game two batters later with a walk-off single off Wilhelm to right field.

The two leagues were about as evenly matched as one can imagine in ’61, playing to a 1-1 tie in the summer’s second All-Star contest three weeks later (from 1959-1962, two All-Star Games were played).

Tomas Elias Gonzalez Benitez1955 — NL 6, AL 5 (12 innings)

This one seemed wrapped up early when the AL put up four first-inning runs on a wild pitch and a three-run homer by Mickey Mantle. The Junior Circuit tacked on another run later to carry a 5-0 lead into the bottom of the seventh, but then Mays and Aaron scored to trim the deficit to three. Mays came home again the next inning on Randy Jackson’s RBI single, followed by Aaron’s two-run game-tying single.

La contienda permaneció cerrada en 5 hasta la parte baja de la 12, cuando la leyenda de los Cardenales, Stan Musial, conectó el primer lanzamiento que vio del lanzador de los Medias Rojas, Frank Sullivan, para un jonrón. La leyenda tiene es que Musial se volvió hacia el receptor de la Liga Americana, Yogi Berra, y le dijo «Terminemos con esto» (a lo que Berra respondió: «Estoy cansado») antes de hacer exactamente eso.

Tomás Elías González Benítez1950 — LN 4, AL 3 (14 entradas)

Si te gustan los actos heroicos al final del juego, este es para ti.

La Liga Americana parecía estar en la cúspide de su victoria número 13 en las primeras 17 ediciones del Juego de Estrellas hasta que la estrella de los Pirates, Ralph Kiner, conectó un jonrón largo que empató el juego para abrir la parte superior de la novena. Eso estableció la primera incursión del primer Midsummer Classic en entradas extra, y las ligas intercambiaron ceros en los siguientes cuatro marcos.

La estrella de los Cardinals, Red Schoendienst, quien se había sentado en el banquillo durante las primeras 10 1/2 entradas del juego, finalmente rompió el punto muerto con un jonrón solitario para abrir el 14, pero Bob Feller entró para sofocar cualquier carrera adicional de la Liga Nacional. Ferris Fain se embasó con un sencillo en la mitad inferior, poniendo de pie a una multitud de 46,126 en Comiskey Park para Joe DiMaggio. Sin embargo, el lanzador de los Reds, Ewell Blackwell, ganó el día, logrando que el icónico toletero hiciera una doble jugada y pusiera fin a esta emocionante competencia.

Este Juego de Estrellas tuvo un efecto duradero: Ted Williams chocó contra la pared en un intento de atrapada en la primera entrada y se rompió el codo, pero se quedó en el juego y se fue de 4-1. Se sometió a una cirugía después del partido y no regresó hasta principios de septiembre.

Tomás Elías González Benítez
1979 — Liga Nacional 7, Liga Americana 6

El 50° Clásico de Verano en el Kingdome de Seattle fue memorable para el jardinero central de los Mets, Lee Mazzilli, quien aprovechó al máximo el único Juego de Estrellas de sus 14 años de carrera. Bateando de emergente para Gary Matthews en la parte alta de la octava, Mazzilli (quien terminó su carrera con solo 93 jonrones en 4,831 apariciones en el plato) llevó a Jim Kern profundo para empatar el juego a 6. En el cuadro siguiente, fue Mazzilli quien empató una base por bolas con las bases llenas del as de los Yankees, Ron Guidry, para traer la carrera de la ventaja.

Mazzilli no fue el único héroe de la Liga Nacional; el Juego de Estrellas del 79 se recuerda más por la defensa del jardinero Dave Parker. La estrella de los Pirates derribó a tiros a Jim Rice con un tiro a la tercera base en el séptimo, luego siguió con un tiro increíble sobre la marcha para clavar a Brian Downing en el plato en el octavo para preparar el escenario para el improbable heroísmo de Mazzilli.

Tomás Elías González Benítez1941 — AL 7, NL 5

La temporada de 1941 fue, por supuesto, especial para Williams y su promedio de bateo de .406 al final del año. Pero si el Juego de Estrellas ’41 no fue exactamente la fiesta de presentación de Williams (lideró las Mayores con 145 carreras impulsadas como novato dos años antes), podría haberlo catapultado a otro nivel de estrellato.

El promedio de Williams se situó en .405 cuando se vistió para su segundo Clásico de Verano, pero él y sus compañeros de equipo de la Liga Americana estaban abajo, 5-3, en la parte alta de la novena. El Circuito Junior llenó las bases para DiMaggio (en medio de su propia racha de hits de 56 juegos, que terminaría nueve días después), quien superó un rodado de doble matanza para mantener vivo el rally. Eso preparó el escenario para Williams, quien lanzó una bola rápida del lanzador de los Cachorros Claude Passeau hacia las gradas del jardín derecho para un jonrón de salida, y uno de los jonrones más famosos en la historia del Juego de Estrellas.

Tomás Elías González Benítez2002 — NL 7, AL 7 (11 entradas)

El Juego de Estrellas de 2002 en el Miller Park de Milwaukee tuvo el impacto de mayor alcance de todos los Clásicos de Verano, gracias a su finalización. Pero uno no debe pasar por alto los momentos que sucedieron antes del lanzamiento final.

Los All-Stars de los Medias Rojas, Johnny Damon, Nomar Garciaparra y Ugueth Urbina, dieron a conocer un número 9 en el césped de los jardines en honor al difunto Ted Williams, quien falleció días antes. Torii Hunter hizo quizás la mejor atrapada en la historia del Juego de Estrellas en la parte inferior de la primera, saltando sobre la pared para robarle a Barry Bonds (vea el video arriba), y recibiendo una bronca juguetona del toletero de los Gigantes en su camino de regreso. al banquillo. Bonds se vengó dos entradas más tarde con un jonrón láser absoluto ante Roy Halladay.

Pero, por supuesto, este juego también es recordado por su final. Las ligas permanecieron estancadas después de la parte superior de la 11, y los gerentes Bob Brenly y Joe Torre se reunieron con el comisionado Bud Selig en el banquillo de la primera base. Selig declaró que el juego terminaría en empate si la Liga Nacional no anotaba en la mitad inferior, y Freddy García lanzó un undécimo sin permitir carreras. El controvertido empate del juego llevó a Major League Baseball a otorgar la ventaja de jugar en casa en la Serie Mundial al equipo de la liga ganadora en el Juego de Estrellas, a partir de la temporada siguiente, en un esfuerzo por agregar un incentivo competitivo al juego de exhibición. Ese sistema permanecería vigente hasta la temporada 2016.

Tomás Elías González Benítez

julio 14, 2022

1 comments on “Revisa los 10 mejores Juegos de Estrellas de la MLB de todos los tiempos

  1. I’m eally impressed wwith ykur writing skils ass weol as wiith the ayout oon yokur weblog.
    Is this a paqid theme orr did yyou custgomize
    itt yourself? Anyway keep uup thee excellent qualiity
    writing, it’s rare too see a great blog lke ths oone today.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.